As Ana

Tu equilibrio es tu bienestar

¿Es tan sencillo meditar?

Buenos días mi querida gente despierta o en el camino!!!

A pesar de llevarse practicando desde hace miles de años, parece que es AHORA, o relativamente, hace unos pocos años, cuando está de moda. Y no es algo que me parezca mal, pues siempre es positivo que, por una razón u otra, se hable de dicha práctica y con ello, despierte algo en nosotros.

Para empezar, quisiera aclararos que:

«Todos somos capaces de practicar la MEDITACIÓN».

Ya «solo» por esta afirmación, podría ser suficiente para probar, ¿no os parece? Algo con resultados tan beneficiosos, sorprendentes, fantásticos e increíbles, que está a nuestro alcance y, encima, es gratis… 😊.

Pero:

«¿Por qué podemos meditar todos?».

Porque, al igual que en otra práctica, disponemos de herramientas para, «a base de repetir», acabar aprendiendo. Porque, las primeras veces nos costará, desde la postura, hasta la concentración y demás, pero con constancia, terminaremos integrándola y será una parte FUNDAMENTAL de nuestro día a día, de nuestra VIDA.

Entonces:

«¿Cómo podemos iniciarnos».

Lo primero será abrir nuestra MENTE a esta nueva experiencia y, ni ponernos límites, ni pretender llegar a resolver todas nuestras dudas existenciales tras esa primera MEDITACIÓN.

Hay muchísimas formas, maneras o métodos pero, como siempre, os hablaré desde mi propia experiencia pues, solo así, es como puedo conocer, tal como siento, de qué os estoy hablando.

Al principio, me dejaba llevar por esa preciosa ASANA, con una espalda completamente recta y unos brazos erguidos, en posición estéticamente preciosa, para entendernos: «de portada de revista Yogui». La ASANA postura de loto, está muy bien, pero siempre y cuando te permita sentirte cómodo, pues si empezamos ya, complicándonos… ¡¡¡ni hablar ya de entrenar la MENTE!!! Por lo tanto, para evitar malestar, dolor e incluso lesiones… os recomiendo que, partiendo de esa postura, vayáis realizando los ajustes necesarios «a vuestra medida». Hay aspectos FIJOS para la MEDITACIÓN pero, en cuanto a la postura, ha de ser a la carta, pues cada cuerpo es ÚNICO. Eso sí, teniendo en cuenta lo siguiente: las caderas han de estar más altas que las rodillas, la espalda recta pero no «rígida» ni forzada, hemos de proyectarnos desde la coronilla (7° chakra), pero dándole la suficiente flexibilidad y comodidad a nuestra columna. Sabremos cómo colocarla, si tenemos en cuenta que vamos a permanecer así un tiempo… y que, aunque vayamos reajustando durante nuestra práctica, cuanto más agusto iniciemos, menos nos costará pasar del CORPORAL, al momento MENTAL. Respecto a los antebrazos, sin forzar, de manera suave, los dejaremos caer sobre nuestros muslos. A mí me ayudan mucho a conectar e interiorizar, los mudras con las manos (palmas hacia arriba, tocándose índice y pulgar, o bien, palmas en forma de cuenco, derecha sobre izquierda). Brazos a lo largo del cuerpo y hombros relajados. En lo que respecta al cuello y la cabeza, éste ni hacia adelante ni hacia detrás, y nuestra cabeza, con la barbilla paralela al suelo, ambos también lo más relajados posible. Me viene muy bien dejar la boca entreabierta, de forma que relajo toda la musculatura de la mandíbula.

Una vez tenemos nuestra ASANA lista (la mía, como sabéis, es sentada en una silla, apoyando siempre con las plantas de los pies en una superficie), realizamos varias respiraciones profundas (inhalación y exhalación, nariz/nariz) y ya nos vamos preparando el terreno para ir, poco a poco, desconectando… desactivando esa maquinaria incesante de pensamientos que van y vienen, interrumpiéndose, constantemente y retomando: NUESTRA MENTE.

Es tan importante descubrir quiénes somos, realmente, que la vía para esa conexión con nuestro Ser interior, será la MEDITACIÓN.

Podemos dejar los ojos abiertos y mirar, concentrados, la llama de una vela o cerrarlos y concentrarnos en el entrecejo (6° chakra), o visualizar un precioso rayo de sol que nos acabará proporcionando concentración, luz interior y entrará por toda nuestra columna. Eso ya os lo dejo descubrir a cada uno de vosotros 😊.

Y, ahora viene eso de «dejar la mente en blanco»… pero ¡qué barbaridad! ¿Cuántas personas se habrán perdido MEDITAR, por culpa de esa frase?.

NO ES CIERTA, NO ES ASÍ DE LITERAL. Consiste en dejar que vengan nuestros pensamientos, pero invitarles a irse, y así con todos ellos… Uno a uno… Se trata de no involucrarnos, de ahí la expresión: «mente de testigo». Si cuando te viene un pensamiento, das un paso atrás, no te identificarás tanto con él, serás objetivo y TESTIGO, y así, te facilitarás la no implicación y, por tanto, dejarlo ir… Lo visualizas y lo dejas ir. Te viene y lo dejas ir. No te detienes ni permaneces en él, ni lo desarrollas, lo sueltas y así, sucesivamente…

Os aseguro que la práctica consigue «re-educar» a esa mente saltarina («mente de mono» como os expliqué en un anterior post), hiperactiva que no cesa de pensar y pensar y pensar… etc.

Así pues, llegamos a la conclusión de que, si te lo propones, lo consigues y que, NO es una práctica «para unos pocos elegidos o agraciados». Si realmente quieres, lo intentarás y, una vez lo hayas intentado, ya solo querrás seguirlo intentando día tras día e ir avanzando y creciendo personalmente y espiritualmente.

La practico nada más levantarme, me pongo el despertador 20 minutos antes y me llena el día de AMOR, GRATITUD, FORTALEZA y LUZ. Y, ni os cuento la cantidad de piezas que me ayuda a encajar en el puzzle de mi VIDA 🙏🙏🙏.

Mis inicios no fueron muy fáciles, pues mi situación personal, tampoco acompañaba… pero os confieso que, a día de hoy, el día que no MEDITO, me falta algo… Es como si mi batería interna, no se hubiese enchufado y ¡¡¡me faltase carga, energía!!!

Desde pequeños nos enseñan a hacer mil cosas pero… ¿cuándo nos han enseñado o invitado a «dejar de hacer», descansar la MENTE, sintiendo y conectando con nuestra ESENCIA? Pues yo OS INVITO 😊.

Namaste🙏

AsAna

2 comentarios en «¿Es tan sencillo meditar?»

  1. Hola Ana:
    Me siento súper inspirada al leer tu book. Siento que eres una persona a la cual seguir ejemplo como ser humamo. Humilde y verdaderamente especial. Gracias por todo la ayuda que empeñas en nosot@s y la labor de hacer que cada día sea un buen comienzo en la vida. Agradecida . Namaste

    1. Muchísimas gracias, Susana. Agradezco de corazón tus palabras. Percibo la buena sintonía que has sentido leyendo el post. Me alegra mucho poder hacer extensibles mis experiencias con vosotros. Te envío un beso. Namaste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba