As Ana

Tu equilibrio es tu bienestar

Importante cambio, importante transformación.

Muy buenos días mi querida gente despierta o en el camino.

Hoy, como en muchas otras ocasiones, me desperté, y después de disfrutar de mis rutinas matinales, pensé:

«¿Qué tema trataré hoy en el blog?.»

Me ocurre que, a diferencia de no saber qué comentar, me encuentro en tener que decidir ¡¡¡qué de todo aquello que quiero, escojo compartirte hoy!!! Asique, mi decisión fue clara:

«Voy a compartir aquello que, ahora mismo, más impacto está teniendo en mi vida.»

Desde que publico mensualmente, en lugar de cada semana, me resulta aún más significativo releer mis anteriores posts. Es muy gratificante para mí, ser consciente de como, cada mes, estoy viviendo, experimentando importantes cambios y transformaciones. Cómo, desde que salí de mi zona de confort (nada confortable a largo plazo, como ya os expliqué en uno de mis anteriores post), estoy creciendo más y más, expandiéndome, abriéndome a la vida. Porque los primeros pasos son los que más cuestan (primeras decisiones de cambio), pero los siguientes, no es que resulten fáciles, es que, una vez has probado la libertad que te permite el cambio, no quieres volver a tu anterior «yo». Eso que ahora tanto escuchamos de «ser tu mejor versión», consiste precisamente en eso, en ser quien deseas ser, y ello te lleva a transitar esos caminos, que ni conocías (no te lo permitías) y, por tanto, descubrir la vida, descubrirte. Por cierto, me tomo nota para dedicarle un post completo a ese «yo del futuro», pues es muy muy motivador e inspirador, ya veréis…

Hace 2 semanas, y después de más de 2 años, me he incorporado al entorno laboral, siendo éste, completamente distinto al que llevaba 21 años transitando. Fue muy impactante irme dando cuenta (atendiendo conscientemente) de todas aquellas sensaciones, emociones y pensamientos que surgieron en mí (y siguen surgiendo, doy gracias a que sigan, así siempre sigo aprendiendo). Fui sintiendo una balanza en la que, durante horas, el miedo pesaba mucho, pero lejos de huir de él, como venía haciendo años atrás (piloto automático, patrón aprendido), me dejé sentir, le escuché y pude darme cuenta del mensaje que venía a traerme. Y lejos de inundarme la pesadumbre, fue diluyéndose. Y, ¿cómo puede ser? ¿a qué se debe? Pues a que ya no soy quien era, porque gracias a mi decisión consciente de despertar, cada día, camino en y hacia ese tan deseado y grato bienestar, ese equilibrio tan «inalcanzable» para mi anterior yo. Porque lentamente, pero de forma firme, mis semillas están dando sus frutos. Porque llevo ya tiempo plantando amor y confianza, y estas semillas, van disolviendo al miedo (son opuestas, ambas son insostenibles, no tienen lugar al mismo tiempo). Porque lo que no quieres en tu vida, va perdiendo peso. Porque solo desde el convencimiento de que «mereces lo mejor», lo tienes. Aquí no le llamaría Ley de atracción, para mí, se trata de que cuando sabes dónde quieres estar, permites a tu brújula interior, guiarte hacia tu lugar elegido. Y solo podrás disfrutar de la vida, cuando seas consciente de que así lo mereces.

Retomando con la balanza de emociones, no solo conecté con el miedo, también me invadió la curiosidad por descubrir, la ilusión ante la novedad, la alegría de todas las experiencias gratificantes y placenteras que me estaba aportando mi «nueva vida», sentí cómo se activaba mi fortaleza interior ante mi adaptación… Es fundamental auto-observar cómo somos increíblemente capaces de adaptarnos a aquellos cambios que tanto nos impresionan en la imaginación de nuestra mente, pero que, una vez aterrizados, en la acción (la realidad), nos desenvolvemos como pez en el agua. Y no hablo de hacer todo perfecto y en poco tiempo, es más, te invito a que empieces a desterrar esa idea de que trabajar con resultados perfectos y rápidos es lo «bueno». En esta sociedad de la auto-exigencia y la inmediatez, lo que más puedo valorar en mi vida, a día de hoy, es la bienvenida tanto a la imperfección, como a vivir despacio, así es como vivo tranquila.

Aquí una reflexión:

En la perfección, ¿Qué aprendes? Y, ¿en la imperfección? ¿Quién dice que lo inmediato es mejor? ¿para quién? ¿Quién se beneficia? ¿tú? ¿tú salud? ¿tu felicidad?

Yo ya me resolví hace tiempo todas estas cuestiones, y vivo más en coherencia y plenitud ahora que sé a dónde lleva la búsqueda de perfección, así como, las prisas… te aseguro que no quiero volver a ese lugar.

Mañana es lunes y comenzará una nueva aventura, pero no mayor que la de hoy, porque la aventura es hoy porque tu vida empieza ahora y tú eres tu mayor y mejor aventura.

Namasté.

AsAna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba