As Ana

Tu equilibrio es tu bienestar

Relajación física = Relajación mental.

Buenos días mi querida gente despierta o en el camino!!!

Qué importante es poder gozar de una MENTE relajada. Pensemos en todo aquello que realizamos, pensamos o indagamos, tras esa búsqueda de una MENTE en relax…

Sabemos que «la MENTE de mono» (ya explicada en otro de mis post), nos conduce a una tensión FÍSICA. Bien, pero:

¿Qué hay de la relajación corporal?

Donde quiero llegar es al planteamiento, a la inversa:

«Relajemos el CUERPO para llegar a una MENTE relajada».

Nuestros pensamientos son, tan sumamente poderosos, que aquello que pensamos, se convierte en «nuestra realidad».

Una situación… varias situaciones, son neutras. Somos nosotros, quienes con nuestros pensamientos, vemos y llegamos a «nuestra realidad». Si os parece, otro día profundizamos más en este tema, pero retomo con el que nos acontece HOY, para que sea un post y no un libro 😊.

Pues, teniendo en cuenta, lo muchísimo que la MENTE nos tensa, incluso somatizando, …etc, vamos a «obstaculizarle» esos boicots que taaaanto se empeña en hacernos…

Os propongo darle la vuelta, de modo que: iniciando desde nuestro CUERPO, toquemos, guiemos y llevemos «a su sitio», al lugar donde queremos y necesitamos, tener la MENTE.

Llegamos al MOMENTO PRÁCTICO, que es lo que vamos a poder realizar, espero que a diario 😊, una vez terminemos esta lectura. Y recordad, siempre, la importancia de los hábitos positivos:

  • Relajaciones guiadas: con voz y música (inicialmente, ya tendremos tiempo de avanzar en nuestro crecimiento personal).
  • Auto-relajaciones: con o sin música. Las llevaremos a cabo, y muy bien, tras la semillita plantada durante esas anteriores guiadas, pues seremos capaces de haberlas interiorizado. Podremos relajarnos, en cualquier momento y/o situación, tras todo lo aprendido.
  • Meditaciones: se repetiría ese inicio guiado, para continuar ya con nosotros mismos (disponéis de diversos tipos de meditaciones).
  • Respiraciones conscientes: aquí os voy a dar una sencilla y super beneficiosa práctica, que no os llevará más de 3 minutos. Lo único que requiere es la constancia, es decir, TODOS LOS DÍAS. Si son 6 de 7, siempre será mejor que nada, pero al ser una práctica «para bajar la ansiedad», quien la sufra, padezca o ni siquiera desee tenerla en su VIDA, no creo que la pase por alto y no la practique 7 de 7. Cuando te vayas a la cama y te hayas tumbado boca arriba, visualizas esa respiración abdominal de los bebés dormidos, hipnótica y que solo de pensar en ella, ya te produce CALMA. Visualiza ese vientre en relax. Entonces, inhalas 3 por la nariz y exhalas 6 por la boca. Físicamente, esa inhalación, te está llenando tus pulmones y células de vida, y la exhalación, está soltando, dejando ir, marchar, todo aquello que te sobra (y mentalmente te tiene sobrepasada). Lo repites 20 veces: esa «in» en 3, seguida de la «ex» en 6. Tened en cuenta, por favor, que no podemos tener prisa en realizar esta práctica, pues «ello» nos tensaría y es justo el efecto contrario. Así como, hemos de tratar de pensar, en esos momentos, única y exclusivamente, en esa entrada y salida del aire. Esa es la RESPIRACIÓN CONSCIENTE. Permitámonos, CONSCIENTEMENTE, ese regalo de estar a una sola cosa 🙏 Sin darnos cuenta, también estaremos familiarizándonos con ello y cada día, avanzaremos más hacia el CAMINO de la ATENCIÓN PLENA.
  • Sentados frente a la naturaleza (no hay que vivir en el bosque): buscaremos una postura cómoda y practicaremos el «no hacer» (también comentado en otro post) y, de paso, estaremos también sembrando y acercándonos a nuestro Ser interior. Pero como hoy, me quiero central en el plano físico, estando sentados, cómodamente, por favor, vigilamos la higiene postural. Y, podemos observar por la ventana: el cielo, sus nubes con sus diferentes y curiosas formas, cómo son movidas por el viento, los árboles, sus colores y hojas moviéndose como flotando con serenidad, los troncos, fuertes, imperturbables y enraizados, muy potentes, escuchar los cantos de los pájaros que, en su lenguaje van regalándonos, volando con libertad de un lado a otro, tanto por el CIELO como posándose en los ÁRBOLES. Cuando te detienes a escuchar «el silencio», eres capaz de, no solo escuchar sonidos perceptibles, «fácilmente», sino aquellos más sutiles. Como ejemplo, deciros que podemos escuchar aquella sabia fluyendo en los árboles que, como seres vivos, se mueve en su interior.
  • Masajes relajantes: y aclaro «no des-contracturantes», que también pueden ser muy positivos, pero no es la intencionalidad de HOY. Podemos acudir, si nos es posible, a un profesional, hay infinidad de centros que los envuelven en un ambiente de velas, color-terapia, aroma-terapia, …etc. O, también, pueden realizármoslos amigos, parejas, hijos y demás familiares. Pero, tener en cuenta, que ha de ser «alguien con quien nos sintamos muy cómodos y muy agusto, en estas circunstancias».
  • Auto-masaje: si no disponemos de sofás masajeadores u otros ayudantes para ello, es tan sencillo como tomar nuestra crema corporal o aceites con olores maravillosos e incluso relajantes y realizárnoslos en todas aquellas partes, que alcancemos, sin olvidarnos de MANOS y PIES. Sin prisa, recrearos e id escuchando lo que el cuerpo nos pide. Os asombrarán las sensaciones que os aflorarán… 😊.

Seguro que se os ocurren muchísimas más ideas, acerca de cómo relajar nuestro CUERPO, y estaría encantada de que las compartieseis en este espacio con todos nosotros/vosotros 😊. Pues tú eres muchos y yo soy vosotros 🙏.

Me gustaría insistir en la importancia que tienen las señales que enviamos a nuestro CUERPO, así como, aquellas que él nos envía. Es tan sencillo como complejo: CONSCIENCIA.

En el post de HOY: CONSCIENCIA FÍSICA.

Y no puedo despedirme sin mencionar algo FUNDAMENTAL y MUY IMPORTANTE: Cuando mentalmente, sentimos que «algo no va bien», detente, y hazte un escaneo FÍSICO, de la cabeza a los pies. Gracias a ello, detectarás qué partes necesitas SANAR. Al igual que nos centramos, cada día más en nuestra MENTE, y me alegro de ello, no olvidemos nunca la POTENTE CONEXIÓN FÍSICA. Por lo que, la somatización, podemos trabajarla, haciéndonos muy muy amigos de ambos: CUERPO y MENTE.

Deseo haberos ayudado un poquito a clarificar, visualizar, serenar, motivar… así como, identificaros y ver esa LUZ que llevamos dentro y sólo nos la limitamos nosotros mismos. Los límites los pones tú:

«Yo decido volar, ¿y tú?».

Namaste🙏

AsAna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba